viernes, 4 de febrero de 2011

viernes 4 de febrero del 2011, 1:47pm

¡Odio el frío! Si ya sé, que negativa forma de empezar, dice mi marido que soy bien negativa y yo que siempre juré que era el positivismo andando pero el dice que ¡no!. Según yo soy una persona muy alegre, pero no se si una persona negativa pueda ser una persona alegre, yo le digo que soy una persona realista (ya se que se escucha trillado) pero es una forma de siempre ser feliz, me explico: si uno siempre ve todo de manera super positiva y resulta mal entonces te decepcionas y a mi las decepciones me afectan demasiado, entonces extrañamente yo prefiero preocuparme desde antes y ver lo peor de todo, todos los problemas que se puedan presentar, así preparo mi mi mente y/o mi corazón para lo que venga y ya que resulta todo bien ¡genial! y si no ya estaba "ensayado" por decirlo de alguna manera, el mal sabor de boca.
Cuento dos ejemplos uno el mas importante de mi vida y otro algo más común. Gracias a mi forma de ser "negativa"como dice mi marido, soy una persona super previsora y planeadora. Cuando nos íbamos a casar yo hice todo para que ese día fuera perfecto, hasta prepararme por si no, por aquello de que mujer prevenida vale por dos, entonces yo hice todo lo posible por evitar que las cosas malas me afectaran. Pensé en todos los detalles: si me ensuciaba el vestido, pues talco, antibacterial para limpiar la mancha, una toallita, que si se me caía el peinado, spray, incaibles, ¡lo que fuera! fue el día más importante de mi vida, no podía escatimar en precauciones. Días antes vino el huracán Alex e hice todo lo posible por cambiar horarios, arreglar todo para que no hubiera retrasos. Y pues es obvio que hay cosas que uno no puede controlar, así que hasta para eso me preparé, pensé en lo peor que podría pasar y como lo tomaría en caso de que sucediera. Total que ese día llegue a la boda pensando ¡que pase lo que pase! ya dí todo lo que pude dar para que esto sea perfecto si hay errores no será por mi. Resultado ¡todo resulto super genial! increíblemente genial, ese día nada opaco mi sonrisa, hubo dos tres detalles nada importantes ni trascendentes pero a como soy (odio que cambien mis planes) me hubiera puesto histérica por esos detalles si no me hubiera antes preparado hasta para relajarme con lo que no podía cambiar.
Otra situación completamente distinta: Hace poco fuimos aun restaurante de una comida algo exótica. En cuanto a comida no me gusta experimentar, según yo más vale malo por conocido. Durante todo el camino, porque además no encontrábamos el lugar, mis comentarios fueron cosas como: ¿y si ni nos gusta?, ¿y si esta bien caro?, ¿y si esta cerrado?, ¿y si esta muy lejos?....mi marido me decía que ante todo mi "positivismo" y yo le dije mi teoría: que si resultaba que era delicioso me pondría muy contenta pero que si no pues al menos ya me había hecho a la idea. Resultado: ¡todo carísimo! y la comida ni nos gusto. ¿que hubiera pasado si me hubiera hecho la ilusión de comer algo super delicioso y nada que ver? pues seguro casi me pondría a llorar.¡no es justo! siempre cuidando las calorías y gastarlas en algo que ni me gusta, siempre cuidando el dinero y gastarlo en algo que ni disfruto, ¡pues no! pero como ya me había hecho a la idea de que ni me iba a gustar pues intente sacarle lo mejor a la experiencia y disfrutarlo lo más que pude. ¡Algo que contar me dije!
Y esa es mi forma de ver las cosas, ala mejor no le funciona a todo mundo pero a mi me hace muy muy feliz ...:D

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...